Blog febrero 19, 2015

Rob Bell dice que la palabra de Dios es irrelevante

Rob Bell 2011 Shankbone




   Rob bell ha sido un rockstar del mundo evangélico. Muchos conocieron por primera vez su ministerio a través de los videos Nooma que produjo y en cierta forma representaba una nueva generación de evangélicos norteamericanos que tenían un deseo de cuestionar un poco el tradicionalismo en el que fueron criados pero no dejar por completo la fe. Como representante de ese segmento de jóvenes evangélicos tuvo una influencia que fue mucho más allá de la iglesia que pastoreaba.

Después de muchos libros y un largo camino vemos a un Rob Bell bastante cambiado. Habiendo renunciado al pastorado ahora dirige un programa en el canal de Oprah Winfrey donde imparte sus consejos sobre temas espirituales y la vida cotidiana.

Hace poco fue invitado a otro programa en el canal donde se le pregunto sobre el matrimonio homosexual y la iglesia evangélica. Su respuesta fue

“estamos a momentos de llegar [como sociedad aceptarlo] y la iglesia seguirá siendo aún más irrelevante cuando cita cartas de hace 2,000 años como su mejor defensa.”


   Antes de entrar a responder a sus declaraciones uno tiene que detenerse un momento preguntar que paso aquí. ¿Cómo un pastor que muchos veían con tanta autoridad espiritual pudo caer tan bajo? Ojo que no simplemente está hablando de si es apropiado citar la Biblia a no creyentes para justificar una posición en un debate público, ese es un tema que se podría discutir sino que está atacando la misma autoridad de la escritura que según él son simplemente cartas irrelevantes de hace 2,000 mil años.

   El punto de todo esto no es simplemente contar las últimas travesuras de este ex pastor-pseudo-guru-espiritual sino reconocer que su apostasía no ocurrió de la noche a la mañana. No es que despertó un día diciendo “Me da lata predicar este domingo, creo que denunciare este libro retrograda y me dedicare a otra cosa.” Hubo varios marcadores importantes en el camino, la publicación de su libro “Love Wins” donde presento la idea de que Dios finalmente no va a mandar gente al infierno fue uno de esos momentos. Todo se desarmo bastante rápido después de eso.

   No tenemos un aparato que nos deja ver el corazón de este hombre pero en sus declaraciones vemos una preocupación tremenda de que la iglesia no sea ‘irrelevante.’ De hecho si tomamos un paso atrás y observamos su trayectoria en el mundo evangélico su gran atractivo era ese tema de la “relevancia”.

   Donde se extravió en el camino es a quien buscaba ser relevante. Al parecer intento ser relevante a la audiencia de Oprah Winfrey, a precio de descartar la palabra de Dios. Se subio al barco de la apostasía porque pensaba que el barco de la fe se estaba hundiendo, siguió el camino del colaborador de Pablo llamado Demas que “se enamoró de este mundo presente”[i]y dejo de lado el tesoro mayor por las trabas de esta vida.


   La realidad es que al único que debemos preocuparnos de ser relevante es a Dios. Él nos da promesas en un palabra. Nos dice que podemos tener seguridad de esas cosas. No simplemente una buena probabilidad de éxito:

así tenemos la palabra profética más segura, a la cual ustedes hacen bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en sus corazones.
 (2Pe 1:19 NBH)


   Pedro nos dice que tenemos algo más seguro, esas palabras proféticas escritas hace más de 2,000 años que nos presentan la realidad que esta oscuridad en la que estamos viviendo es temporal. De hecho esta noche oscura lentamente se está convirtiendo en un amanecer y las promesas de Dios se llevaran a cabo en este mundo. Como creyentes ya estamos experimentando los primeros frutos de esa gloriosa esperanza y al entender esa gran herencia, un poco de fama en el canal de Oprah Winfrey suena bastante pobre en comparación.

   Al final del día es mejor ser relevante a las promesas de Dios y no dejarnos engañar por las mismas trabas que hicieron caer a Rob Bell, para la mayoría quizás no será un programa de televisión o contratos de libros. Quizás será algo tan sencillo como un trabajo, una relación, quedar bien con un grupo de personas. Asegurémonos de nos menospreciar ese camino nos lleva a fuente de vida que es Cristo.





[i] 2 Tim 4:10

Comments

comments

You Might Also Like

Leave a Reply