Blog enero 4, 2015

El caso curioso de Javier Soto


   De vez en cuando surgen personajes que por una u otra razón captan la atención de los medios. A veces es porque esa persona realmente tiene un discurso interesante o alguna historia de vida que comunicar pero por lo general es resaltado porque es útil para promover la visión del mundo avanzado por esos medios. La prensa en Chile en muchos casos se ha prestado para dogmatizar la idea que la iglesia evangélica está compuesta por fanáticos religiosos con severos problemas mentales las cuales se manifiestan con más claridad en un  temor irracional hacia personas homosexuales (homofobia).

   Para cualquier persona con algo de sentido común es fácil ver lo absurdo de la propuesta entonces para continuar promulgando este estereotipo es necesario encontrar a personas que le pueden poner un rostro a esa caricatura. Ahí es donde podemos entender la razón por la cual por la cual la prensa Chilena le ha dado una plataforma nacional a Javier Soto. No tienen la disposición ni el interés de escuchar argumentos coherentes del lado que esta a favor de seguir definiendo el matrimonio en el contexto de un hombre y una mujer. Ellos sienten que es una batalla que ya ganaron. Y responder a la oposición solo dañaría su causa. Es mucho más fácil dejar la impresión de que solo hay dos alternativas, una buena y una mala. Esto es muy aparente en algunos comentarios del Movilh publicados en el mostrador en relación a un grupo de pastores evangelicos y Javier Soto:

“llamamos a las bases evangélicas a revelarse contra estas personas, cuestionando y no permitiendo la difusión de sus discursos de odio que son solo creados e inventados por ellos y no la palabra de Dios. Aquí se usa la homofobia para manipular. Se trata, en términos claros, de fascismo religioso”.


   En otras palabras solamente hay dos opciones, o estas con Javier Soto y todo lo que él representa, o estas con nosotros, la oligarquía iluminada que os guiara a tierras que fluyen con leche y miel, sin necesidad de dios y todas esas supersticiones primitivas. Y bueno si quiere seguir creyendo en “Dios” (como sea que lo entiendan) no se preocupen ya que le podemos asegurar que ‘la palabra de Dios no dice nada en contra nuestro estilo de vida’… (parece que les gusta invocar la palabra de Dios de vez en cuando)

   No estoy diciendo que todo esto es necesariamente un plan macabro o una gran conspiración. Lo más probable es que estos periodistas y activistas homosexuales están tan encerrados en su propia visión del mundo  que no están abierto a la posibilidad de que estos canutos podrían tener algo de razón, y bueno con tal de promulgar un estereotipo negativo de la iglesia evangélica o cualquier otro que se oponga a su causa progresista ¿qué importa la verdad?

   Aunque no cuesta mucho entender porque los medios han destacado a Javier Soto aún tenemos que enfrentar la realidad de que esta persona existe. No solo eso pero dice ser pastor evangélico, dice representarnos a nosotros. Toma la Biblia que nosotros leemos y lo pone en la cara de activistas homosexuales y personajes políticos mientras los sigue en la calle por varias cuadras acosándolos verbalmente y en algunos casos casi físicamente. No importa si están sentados comiéndose una manzana o simplemente caminando ahacer un trámite, toda circunstancia es válida para hacer su show y después subirlo a YouTube para que todos vean al valiente defensor de la fe enfrentarse a sus enemigos.

   Quiero dejar algo bien claro. Creo que Sr. Soto está en su derecho de expresar su opinión! Con tal de que no haga algo en contra la ley, y con tal de que sus ataques sean verbales su libertad de expresión debe ser protegida. Creo que la sociedad funciona mejor cuando las personas tienen el derecho de expresar sus opiniones sin temor a ser reprimido por el gobierno. Aunque no estoy en acuerdo con ciertas cosas en el discurso de Javier Soto quiero defender su derecho a expresarlo.

   Como cristianos evangélicos ¿cómo debemos responder al Sr. Soto? ¿Es un tipo rallado que no nos representa? ¿Es un héroe de la fe defiendo la palabra de Dios? En el mismo artículo en el mostradorse citó al Obispo Hedito Espinoza diciendo:

“agradecemos la valentía de Javier Soto. A veces nosotros no tenemos los pantalones para ir al Congreso y hablar con políticos que se creen intocables. No podemos decir algo contra Javier Soto por hacer lo que nosotros no hacemos. Eso sí,  no estamos de acuerdo con la forma. Le deseamos grandes bendiciones”.


   Tengo que decir que concuerdo mucho con las palabras citadas. Solamente pienso que necesitan un poco más de contexto y explicación.
   Para analizar el comportamiento de Javier Soto desde una perspectiva bíblica, primero debemos dejar de lado nuestras preferencias personales y deseos de quedar bien con otras personas. Debemos amar la verdad aunque a veces no sea muy popular. El pecado imperdonable no es ofender a otra persona, no podemos evitar que muchas veces gente va a ser ofendidas por lo que hacemos y hablamos.
   Aun así hay un principio muy importante que encontramos en la escritura. Pedro nos habla de la importancia de compartir el mensaje del evangelio a un mundo que tanto lo necesita con valentía, sin temor a las consecuencias:

Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. (1Pe 3:15 NVI)


Si debemos ser valientes y darle una respuesta al mundo con el mensaje del evangelio, pero ese mensaje debe tener ciertas características mencionadas en el versículo siguiente:

Pero háganlo con gentileza y respeto,  manteniendo la conciencia limpia,  para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo,  se avergüencen de sus calumnias.

(1Pe 3:16 NVI)
   La manera que entregamos ese mensaje debe ser marcado por gentileza y respeto. Mientras declaramos cosas que muchos no quieren escuchar (por ejemplo la realidad que las prácticas homosexuales son pecado y una ofensa grave contra un Dios justo)[i]. Esa declaración no debe ser agresivo y arrogante. Podríamos hablar bastante de como se ve esa gentileza y respeto pero creo que pocos argumentarían que esas son palabras sinónimas con el comportamiento de Javier Soto. Por lo tanto a mi parecer mucho de la crítica que está recibiendo no es por causa del evangelio sino simplemente las consecuencias de su comportamiento inapropiado que no parece reflejar el corazón de Dios. Esto pasa cuando nuestro comportamiento es carnal, y no espiritual.[ii]Debemos ser fiel en comunicar el evangelio sin descuidar la forma y el espíritu con la cual hemos sido llamados por Dios a declararlo.

También hay una deficiencia en el hecho que en los videos que he visto del Sr. Soto, ha sido muy insistente en declarar las malas noticias y la inmoralidad del estilo de vida homosexual pero no lo he escuchado hablar mucho de las buenas nuevas. El hecho que Dios vino a salvar a pecadores, incluso aquellos que han vivido una vida homosexual. Como la mayoría no se mucho de este “pastor” aparte de sus videos en YouTube. Así que es posible que en otros contextos enfatiza esa realidad pero ya que el mismo es quien sube la mayoría de sus videos a internet no veo eso en su mensaje.

Ahora se que esta explicación no será convincente para la gente del Movilh. Ellos rechazan la forma y el mensaje de Javier Soto. También rechazan la forma y el mensaje de Jesús que encontramos en la palabra de Dios. El punto de hablar de este personaje es más una oportunidad para nosotros como cristianos a reflexionar como estamos comunicando la verdad de Dios.  Espero que tengamos el coraje para decir la verdad pero también el amor y la gracia para hacer en el contexto del evangelio y las buenas noticias que eso implica.




[i] Romanos 1:26,27, 1 Corintios 6:9-11 y otros pasajes dejan esto bien claro.
[ii] 1 Pedro 3:17

Comments

comments

You Might Also Like

Leave a Reply