Blog abril 20, 2020

El Posmilenialismo y la Iglesia – Kenneth Gentry Jr.

El Posmilenialismo tiene una perspectiva elevada de la iglesia y de membresía en la iglesia. La iglesia es el enfoque central del reino de Dios. Gran parte del declive en el cristianismo que estamos viendo en EE. UU. esta relacionado con cristianos que no entienden el significado de la iglesia para la vida cristiana.

En este articulo presentaré un argumento breve a favor de la membresía en la iglesia. Avivamiento y reforma deben empezar con la iglesia, la casa de Dios. He visto a tantos cristianos en EE. UU. que se han desconectado de una membresía a una iglesia particular. No ven la razón o el valor de unirse a una congregación local ¿Cuál es el argumento bíblico para una membresía formal a una iglesia? Aunque hay muchos argumentos a favor, aquí hay cuatro que nos deberían animar a ser miembros de una iglesia local.

Primero, Las Escrituras enseñan que los creyentes deben reunirse para adorar a Dios. En Hebreos el autor esta exhortando a judíos que profesaban fe en Cristo a no abandonar la iglesia para volver a la sinagoga: “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros” (Heb 10:25). De hecho en los primeros tiempos del cristianismo vemos a los discípulos justamente haciendo eso: “Y se dedicaban continuamente a las enseñanzas de los apóstoles, a la comunión, al partimiento del pan y a la oración” (He 2:42).

Es por eso que el día del Señor se volvió tan importante en el cristianismo primitivo. Era una instancia donde los cristianos se reunían de manera publica y formal para adorar. En Hechos 20:7 leemos: “El primer día de la semana, cuando estábamos reunidos para partir el pan, Pablo les hablaba”. Si no se hubieran reunido no hubieran escuchado el mensaje de Pablo para así ser instruidos correctamente en las cosas de Dios.

En 1 Corintios 16:1-2 leemos las instrucciones de Pablo en relación a levantar ofrendas. Su pregunta da por hecho que las iglesias se reúnen en varios lugares, y que se reúnen el primer día de la semana: “Ahora bien, en cuanto a la ofrenda para los santos, hagan ustedes también como instruí a las iglesias de Galacia. Que el primer día de la semana, cada uno de ustedes aparte y guarde según haya prosperado, para que cuando yo vaya no se recojan entonces ofrendas”.

Esto no necesariamente establece membresía a una iglesia local pero es un punto fundamental para establecer una defensa de la membresía. Demasiados cristianos son llaneros solitarios para Cristo, duermen hasta tarde los días domingos, y declaran que pueden adorar a Dios adecuadamente en casa con sus familias. Normalmente solo toma una simple pregunta para demoler esta idea ¿“realmente lo haces”? y si es que conoces a una de las pocas personas que realmente se reúnen a adorar solo con si familia, pregúntales: ¿“participan de la cena del Señor como Jesús nos ordeno hacer hasta que el vuelva (1 Cor 11:26)”?

Segundo, el Nuevo Testamento establece ancianos y diáconos como oficiales en la iglesia. En Hechos 14:23 leemos: “Después que les designaron ancianos en cada iglesia, habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído”. En Hechos 20:17 leemos sobre Pablo: “Desde Mileto mandó mensaje a Éfeso y llamó a los ancianos de la iglesia”. En Hechos 6:1-6 vemos que los primeros diáconos son establecidos a ese cargo por elección. En 1 Timoteo 3 y Tito 1 Pablo entrega los prerrequisitos para oficiales de la iglesia, para ancianos y diáconos.

Pero ahora surge la pregunta: ¿Como vamos a elegir oficiales de la iglesia si no hay membresía formal en la iglesia? ¿Acaso cualquiera puede votar por oficiales de la iglesia? ¿Podrían venir Musulmanes a nuestra reunión y votar para elegir a oficiales para gobernar la iglesia de Cristo? Claramente no. El concepto de oficiales eclesiásticos elegidos requiere membresía formal a la iglesia, de la misma manera que las naciones requieren que seas ciudadano para poder votar por gobernantes.

Tercero, oficiales eclesiásticos deben ejercer verdadero gobierno y cuidado en el cuerpo de Cristo que se reúne. En Hebreos 13:17 leemos: “Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, pues cuidan de ustedes como quienes tienen que rendir cuentas. Obedézcanlos a fin de que ellos cumplan su tarea con alegría y sin quejarse, pues el quejarse no les trae ningún provecho” ¿Pero como puede ser si realmente no están formalmente bajo esa supervisión – con una membresía formal en la iglesia?

Cuarto, el Nuevo Testamento habla de disciplina eclesiástica donde algunos Cristianos son expulsados de la iglesia. En Mateo 18:15-18 se establece la excomunión donde una persona es expulsada de la iglesia. ¿Pero si no son miembros de la iglesia ¿cómo alguien puede ser excomulgado? ¿Si la iglesia no tiene un cuidado oficial sobre ellos cómo pueden ser expulsados de la iglesia? Pablo habla de la necesidad de disciplina eclesiástica donde alguien “fuera expulsado de en medio de ustedes” (1 Cor 5:2).

Este factor importante del gobierno eclesiástico requiere algún tipo de supervisión formal, y por lo tanto membresía. No puedo simplemente auto-excomulgar a alguien de la fe Cristiana. Esto requiere un grupo organizado y autorizado de oficiales que son elegidos a ese cargo y eso requiere membresía en la iglesia.

——–
Traducido por Nathan Anderson con permiso del autor.

El Articulo original en Ingles lo pueden encontrar aqui

Comments

comments

You Might Also Like

Leave a Reply