Blog abril 9, 2014

Porque soy Evangelico…

El otro día iba volviendo a mi casa con una persona que conocí hace poco. Estábamos parados en un semáforo y alguien estaba predicando en esa esquina, después de unos segundos la luz se puso verde y la persona en el auto conmigo me hizo el comentario “que cuatico esos locos” me tomo unos segundo pensar en cómo responder. En realidad parte de mi quería desasociarme del estereotipo que representaban las personas en esa esquina, pero por otro lado, al parecer estaban predicando el evangelio entonces preferí decir que yo también soy evangélico y aun que no conozco a esas personas y no frecuento practicar su modo evangelistico somos de la misma Fe. No fue gran sorpresa que no continuo mucho la conversación después de esa respuesta. 

En el camino de vuelta a casa me puse a reflexionar un poco sobre la perspectiva que la gente tiene hace los evangélicos en este país. Estamos en una posición bastante curiosa, ya que históricamente el catolicismo ha sido la religión dominante no siempre ha tratado muy bien a la pequeña comunidad evangélica, ese comentario no viene con la intención de resucitar hostilidades del pasado simplemente reconocer esa realidad. En los tiempos presentes la iglesia evangélica ha crecido bastante pero sigue siendo una minoría. Hoy la iglesia católica no tiene el mismo poder, tampoco están muy interesados en atacar la iglesia evangélica por lo general, en el presente las hostilidades principalmente vienen de otra fuente.

El secularismo avanza en este país como en muchas partes del mundo,  y vemos un gran ejemplo de esto en el activismo político que tiene como intención  promover varias causas que van claramente en contra de los principios morales de la iglesia evangélica e incluso chocan con la iglesia católica. Estos puntos son temas como el aborto, el matrimonio homosexual, la legalización de drogas y quien sabe que otras cosas se les ira a ocurrir en el futuro no tan lejano. Para producir estos cambios saben que una conversación racional es demasiado peligrosa por lo tanto su tácticas principales incluyen usar lenguaje emocional pero sin mucho contenido verídico, frases como “matrimonio igualitario (falso)” o en relación al aborto “el derecho de la mujer a decidir (y que hay del derecho del nino a no ser asesinado por su madre?)”. La otra táctica es intentar ridiculizar y desacreditar cualquier grupo o persona que se oponga a sus fines políticos. Si alguien se opone al aborto lo acusan de estar en contra los derechos de la mujer. Si se opone al matrimonio homosexual es tildado de homofóbico. Esa postura es extremadamente arrogante porque básicamente declara que su postura es tan inteligente y correcta que cualquier persona que piense lo contrario debe estar mintiendo sufre de algún tipo de trastorno mental.

Esta mentalidad lleva a caricaturas de la iglesia evangélica que francamente son bastante absurdas como el dúo cómico Eva & Angélica que aparecieron hace unos años. Pero esto también demuestra la ignorancia hacia la iglesia evangélica en la cultura general. En los primeros siglos la iglesia fue perseguida por las autoridades Romanas y algunos de las acusaciones eran por 1) ser caníbales (pensaban que la santa cena involucraba comer carne humana) 2) incesto (ya que todos se referían a unos a otros como hermano y hermana incluso los matrimonios) 3) Ateísmo (ya que no adoraban a los dioses romanos y no tenían estatuas de Jesús). Cristianos en esos siglos escribieron grandes defensas para intentar explicar a los gobernantes que estas acusaciones eran totalmente absurdas. Hoy en día tenemos acceso a tanta información pero muchas veces sigue una ignorancia en cuanto a que significa ser evangélico.

La palabra evangélico viene de una palabra griega que significa “buenas noticias” y esto se refiere a los escritos del Nuevo Testamento, específicamente los 4 libros que cuentan la historia de la vida muerte y resurrección de Jesús. Es un palabra que se empezó a usar para distinguirse de los “Cristianos” que empezaron a negar los elementos fundamentales del Cristianismo tales como la resurrección de Cristo, el hecho que nació de un a virgen entre otras cosas. Connota una cosmovisión donde  la Biblia es la máxima autoridad en la vida del cristiano y sus adherentes son personas que viven en acorde con esa realidad en respuesta a la transformación  por gracia  que han experimentado a través de  fe en Jesús. Esto es el punto central que define el movimiento evangélico, no necesariamente una forma de vestir, ni ciertos instrumentos musicales, esos son elementos en ciertas iglesias pero no tienen mucho que ver con el corazón del movimiento de Jesucristo.

Por esa razón cuando me pregunten seguiré respondiendo que soy evangélico. Y si usted ha vivido esa transformación de conocer a Cristo le recomiendo que haga lo mismo. En un mundo que cada vez parece más en oposición al mensaje Cristiano es importante saber lo que crees y permanecer firme en esa convicción. Aun si involucra de vez en cuando ser identificado con personas que son “otra onda”, lo que nos une deber ser un amor por Cristo y por su palabra. Solo hay una Fe y una Iglesia de Cristo por lo tanto afirmémonos de las palabras en el libro de Judas 1:3: 

“sigan luchando vigorosamente por la fe encomendada una vez por todas a los santos.”

Comments

comments

You Might Also Like

Leave a Reply