Blog junio 3, 2015

Bruce Jenner y la revolucion Transexual

Estoy en los Estados Unidos ahora y la historia de Bruce Jenner y su transformación a “Caitlyn Jenner” está por todos lados. Al parecer el hecho de que esta celebridad de la televisión reality se está convirtiendo en el emblema de un movimiento que desea transformar el concepto binario de género en algo fluido, y mutable. Incluso su página de Wikipedia ya habla de Bruce como algo del pasado, es casi como si Bruce murió y apareció Catlyn. Incluso van a estrenar un nuevo reality contando la historia de su transición.

Claro que esto no es algo necesariamente nuevo pero al parecer el movimiento trans quiere usar a Bruce y su fama para mostrar que la reasignación sexual es algo totalmente bueno hermoso y respetable y esperan ser la próxima ola de la revolución sexual.

Como cristianos nuestra respuesta siempre debe ser en compasión hacia un mundo lleno de confusión, donde las personas llegan a estos extremos en busca de la felicidad. Debemos orar que el evangelio de Cristo pueda alcanzar a Bruce en estos días particularmente oscuros de su vida.

También hemos sido llamados a ser una voz profética en la sociedad. Mientras todos están arrodillándose ante la estatua del rey debemos seguir en pie.[i] Eso significa que debemos tener una respuesta para esas personas que al ver las noticias de Bruce sienten un cierto permiso moral para seguir en sus pasos.

En cierta forma su historia es un ejemplo perfecto de la confusión que esta al fondo de la idea del movimiento transgenero. Creer que nuestra identidad, destino, y propósito, la podemos inventar por nosotros mismos. La autonomía absoluta del ser humano para “evolucionar” y transformarse en lo que sea. No estamos hablando de un niño que suena con crecer y ser un doctor. Estamos hablando de alguien que ha decidido ir en rebelión contra el valor y la identidad que le ha sido entregada por el creador e intercambiarla por una mentira[ii], o si prefieres, una falsa identidad.

Si empezamos a mirar más de cerca la situación muchos aspectos se basan en apariencias engañadoras. Es protagonista de un “reality” que todo sabemos no tiene nada de real, es un mundo de fantasía donde muestran solamente lo que quieren mostrar. Su portada en Vanity Fair donde se muestra como mujer al mundo esta extremadamente ‘photoshopeada’. Bruce asegura que siempre ha sido mujer y que su transición es lo más natural, en lo practico esto significa que va a tomar un montón de farmacéuticos, y tratamientos para finalmente mutilar sus propios genitales, aun así no lograra ser la mujer que tanto anhela ser y habrá dañado su cuerpo de forma bastante permanente.

Bruce representa la idea popular que finalmente eres lo que quieres ser, cualquier fantasía dando vuelta en tu cabeza la puedes hacer realidad, tu identidad la puede crear tu imaginación. Al fondo de esa filosofía esta la conclusión que finalmente el ser humano es un accidente cósmico sin propósito y nada de lo que haces o no haces importa, con tal de distraerte de esa conclusión deprimente por un rato. Algo como hablar de hombres o mujeres en cierto sentido es limitante. Pero al mismo tiempo te entrega algo claro, por eso al separar la identidad de género de su concepto binario no va a crear más géneros sino más confusión.


Por eso en el caso de Bruce, no importa que todos le empiecen a llamar Caitlyn y hablen de su valentía. Ese vacío que sentía como Bruce seguirá ahí. La solución la encontrara solamente en conocer su real identidad en su Creador y en Cristo quien murió para entregar vida e identidad a todos los que le reciban. Oremos que Cristo sea la conclusión de esa historia y por los otros jóvenes que están pasando por ese valle de confusión, que puedan conocer la verdad les hará libre.



[i] Dan 3
[ii] Rom 1:25

Comments

comments

You Might Also Like

Leave a Reply